Hoy hablamos de...

El solopreneur

Una vez que hayas acumulado experiencia e identificado tus capacidades y habilidades, una de las posibles opciones profesionales a valorar sería la de convertirte en un solopreneur. Este término nuevo nace de la fusión de dos palabras: “emprendedor” con el adverbio “solo”, e indica a alguien que empieza un negocio sin contratar a nadie, si no simplemente ofreciendo su conocimiento.  

Los solopreneurs no son freelance, puesto que estos suelen poner sus servicios a disposición de otros profesionales y adecuarse a sus demandas. Tampoco son emprendedores al uso, que crean una empresa (no importa del tamaño que sea) y contratan empleados/as (no importa el número).

Por lo general, el solopreneur, es alguien que desarrolla su propia marca personal y más que vender servicios o productos, se vende a sí mismo/a. El producto es el/ella. Y se focalizan en un nicho de mercado muy concreto o en algo muy especializado, ámbito en el que se presentan como expertos. No aspiran a amasar grandes fortunas ni a crecer, tampoco es su objetivo tener equipo, contratar personal ni fundar una empresa. Solo buscan ser ellos/as mismos/as, crear imagen de marca y ser reconocidos como expertos en ese “algo” concreto.

La principal ventaja de este enfoque es que el solopreneur no tiene que consensuar decisiones de ningún tipo. Pero, por otra parte, tampoco puede avanzar completamente solo, razón por la cual para este tipo de perfiles cultivar el networking es esencial.

Los solopreneurs suelen ser personas flexibles, amantes de la libertad, proactivas, creativas, autónomas y emprendedoras. Además, deben tener una alta tolerancia a la frustración y ser buenos gestores del tiempo.

Te facilitamos algunos consejos prácticos por si estás pensando en ser un solopreneur:

Autoconocimiento. Para empezar el camino del solopreneur, tendrás que tener un amplio conocimiento de todas tus capacidades y habilidades, para poder ponerlas en valor y saber que tipo de conocimiento vas a ofrecer a terceros.

Conocimientos sólidos en branding. Si quieres ser capaz de venderte a ti mismo, necesitas conocer las estrategias básicas del branding y cómo llevarlas a cabo. Si no dispones de estos conocimientos, deberás dejarte asesorar por un profesional en el tema.

Imagen de marca sólida. Tu empresa eres tú, por tanto, necesitas “construirte” y dar a conocer tu marca por todos los canales posibles y adecuados. Crear una marca es, en sí mismo, un trabajo.

Red de contactos sólida y nutrida. Por muy independiente que seas, no llegarás lejos completamente solo. Rodéate de colaboradores en red y cultiva con mucho cariño y tesón tu red de contactos: de ella vas a vivir.

Aprendizaje continuo. No tendrás a un jefe que te ofrezca cursos de formación, retos ni promociones, de manera que el desarrollo personal y profesional corre de tu cuenta.

A continuación te dejamos algunos enlaces que te pueden interesar e inspirar:

https://blog.dondominio.com/5-razones-por-la-que-ser-solopreneur-es-increible/

https://elnuevoentrepreneur.com/que-es-solopreneur/

https://www.entrepreneur.com/article/329205

Volver